diumenge, 18 d’abril de 2010

J.C.Sant Jordi - QUADERNS DE LA SELVA


El passat divendres a la Casa de Cultura es va presentar la revista Quaderns de la Selva que cada any edita el Centre d'Estudis Selvatans que vaig presentar conjuntament amb el seu president Narcís Figueres.

Els articulistes tossencs van resumir el contingut dels seus treballs en un acte força concurregut.

A la Marta Planellas se li feu entrega d'una estatueta de l'Ava Gardner en agraiment al treball de l'any passat sobre l'opuscle " al mestre Josep Moreno i Pallí".



Joan Molla Callís i David Moré Aguirre autors de l'article: "Dos cents cinquanta anys d'ets i uts de l'Hospital de Pobres de la Vila de Tossa".



La periodista Marta Planellas Bassols autora dels articles : "El centenari de la Setmana Tràgica a Anglés i la Cellera de Ter" i "Josep Moreno Pallí (1909-2001).



Ana González Batiste-Alentorn autora de l'article : "La Pauma (1920-2008): testimoni dels "anys daurats" de Tossa de Mar

.

4 comentaris:

El Museo de la Luna ha dit...

Amigo selenita heterodoxo, le doy la razón.
No sé por qué homenajeamos a los del otro lado del mundo, cuando en nuestra ciudad hay problemas también. De hecho, no sé por qué deberíamos homenajear a los de los barrios alejados del nuestro, cuando en nuestra zona hay tantos problemas. Es más, no sé por qué deberíamos pensar en nuestro barrio, cuando tenemos nuestra casa atiborrada de problemáticas. Hale, hale, hale, dediquémonos todos y todas a tratar de nuestros ombligos, que es lo único en lo que un selenita "heterodoxo" debe pensar. Vivan el nacionalismo y la miopía mental.

Aigo, vos demanam aigo, i vós, senyor, mos dau vent i mos girau ses espatles.

No se ponga tan arisco con los sufridos tibetanos, que ellos no tienen la culpa de que en la Península Hivérika haya problemillas. Y digo illas, porque los de los tibetanos son muchíismo mayores en estos momentos. Además, los que ellos tienen no son culpa suya, sino de la miseria y de la mala suerte de vivir en zona sísmica. Y los illas que tienen en Hispania, son todos culpa de la codicia y el materialismo corrupto en el que vive o aspira a vivir la inmensa mayor parte de su envilecida población, no sólo banqueros y políticos.

Las únicas que me dan lástima son las madres que tienen que robar en los supermercados comida para sus hijos. Pero los demás... Han vivido muy bien y ahora se quejan de que no pueden vender los cuatro pisos que se compraron y están endeudados hasta las cejas. Mientras tanto, los tibetanos sepultados bajo casas de adobe perdiendo la vida, que es lo único de valor que tienen.

Con tan buena compañía como le rodea en sus saraos culturales no entiendo cómo no abraza usted al orbe entero y no sólo a su parroquia. Yo soy apolítico, pero el nacionalismo me molesta mucho. Ya sea español, catalán, chino, tibetano, o neptuniano. Pienso que todos tenemos defectos y nadie es divino. Y que deberíamos ser esponjas beneficiándonos de las cosas buenas que tienen los demás dejando a un lado las malas. Todos.

Por ejemplo, yo debería saber escribir estas palabras en catalán. Pero sólo llego a entender las canciones de María del Mar Bonet y poco más. Quizá por eso me gusta leer aquí en catalán, así aprendo.

Me cae usted muy bien, pero su comentario más que de amigo pareció de destroyer. Con el trabajo que me costó encontrar los cuadros tibetanos con buena calidad.

Ya pondré cosas de Dalí también, hombre, ya pondré cosas de Dalí... Y de Miró... Y de Jordi Pujol. Y de Josep Tarradellas. Incluso de Lluis Companys.

Estoy confrontando las fotos del Tíbet que tengo aquí, de los niños aplastados al ser sacados de los escombros de su escuela, con las de toda su parroquia en los Premis Recerca 2010. Usted me habla de problemas. Yo no veo que esta gente pase frío ni hambre, y veo que disponen de buen techo y mobiliario, incluso tecnología punta, micrófonos, pcs...

Prefiero los Premios Relejos. Las cosas que están muy cerca siempre acaban produciéndole a uno miopía y se olvida de mirar en perspectiva amplia. En oftalmología es más sano ser Júpiter y mirar con amplitud.

Eso es todo lo que se me ocurre contestarle. Disculpe, debo regresar a mi ortodoxo cráter, señor Heterodoxo.

EL BLOC D'EN VITALIS ha dit...

Mi felino amigo, a veces no es suficiente con mirar y observar a través de estos ojos de gato que estrechan las pupilas en la oscuridad y se creen que lo pueden ver todo. La mente a través de la reflexión ve más, mucho más.
Mi anterior comentario no es "destroyer", simplemente intenta encender una luz de reflexión.Los selenitas heterodoxos no somos nacionalistas ni nos creemos seres superiores, simplemente somos heterodoxos y tendemos a ser independientes.
Amigo gato, no me malinterprete, le dejo con su ortodoxia y en la muy noble intención de ver y observar lugares lejanos. A lo mejor los gatos ven muy, muy lejos y a través de la oscuridad y no aperciben lo cercano.

El Museo de la Luna ha dit...

Lo cercano lo veo PERFECTAMENTE también. Mi vista es de lince en corta y larga distancia. Lo que sucede es que yo vivo en la Luna, y aquí de cerca sólo se ve ceniza y muerte, un aburrimiento.

Miro de lejos, porque a lo lejos está la Tierra. Y en la Tierra pasan muchas cosas interesantes. En Tíbet y en Tossa de Mar. Yo hablo de Tíbet, porque para hablar de Tossa de Mar ya está Usted.

En cuanto a la reflexión, reflexione usted sobre lo descortés que es dar a entender que los demás miran mucho y no reflexionan. No juzgue y no será juzgado. Mi sentido de la reflexión está tremendamente desarrollado también, pero el Museo de la Luna es un museo, no un libro de Ludwig Wittgenstein.

Y deje de joder, por favor. O tendré que empezar a sacarle defectos a sus "reflexiones".

EL BLOC D'EN VITALIS ha dit...

Señor gato selenita, que ordinariez su última expresión!.

Si la primera vez que entré en su museo fue casualidad, he de reconocer que en mis viajes siderales pocos museos he hallado tan interesantes como el suyo.

Ha sido un placer conversar con usted y lo seguirá siendo el poder visitarlo nuevamente, pero en silencio. Su museo es una gran obra de arte y de extraordinario contenido, a pesar de su mal carácter, pero la esencia de uno mismo se hace momento a momento, y sin esencia no somos nada.

Señor gato, le deseo un grato ronroneo.